martes, 15 de marzo de 2016

Mi Partido Histórico: por Claudio Gómez Navarro (Portero)

Semifinal-VTA Copa de Europa 1984/1985
Dukla de Praga-At. de Madrid 18-17 (Praga, 31.03.1985)


Hoy contamos con la colaboración de Claudio Gómez Navarro, portero de aquel histórico equipo del Atlético de Madrid de la década de los 80. Su aportación nos narra sus vivencias en el encuentro de vuelta de las semifinales de la Copa de Europa de la temporada 1984/1985 contra el equipo checoslovaco del Dukla de Praga; un encuentro poco conocido, pero no por ello menos importante, ya que fue la antesala a la mítica y recordada Final contra la Metaloplastika de Sabac.
Aquí nos narra los días y las horas previas a un vital encuentro, donde Juan de Dios Román le mentaliza y le encomienda la responsabilidad de enfrentarse a los lanzamientos de 7 metros del equipo contrario para el encuentro de vuelta. Los momentos del partido, mejor dejamos a Claudio que nos lo cuente en su narración.

El bueno de Claudio, como a él le gusta catalogar a toda la buena gente del balonmano, es actualmente Gerente de la Asociación de Jugadores (A.J.BM.) donde desarrolla una gran labor en pro de los derechos laborales de todos los jugadores.

Claudio, muchas gracias por tu colaboración con este artículo y la ayuda en la búsqueda de las imágenes de este histórico partido. Repito, muchas gracias. @PartHistBM

Claudio Gómez Navarro
No pudimos jugar en nuestra cancha habitual, el Polideportivo “Antonio Magariños”, la Federación Internacional de Balonmano (I.H.F.), entonces no existía la Federación Europea, actual E.H.F., no tenía homologadas las medidas del campo en el que jugaba el Atlético de Madrid. La pista del “Magariños” medía 39x20 m. La Comunidad de Madrid gestionó para que fuese cedido el Palacio de los Deportes, pero finalmente se llegó a un acuerdo con el Ayuntamiento de Alcorcón para que el partido de ida se disputara en el Pabellón “Los Cantos” de la localidad madrileña. Llenazo absoluto en el partido de ida, retransmitido en directo por La 2 de TVE, y finalmente dos goles de ventaja  a nuestro favor en el marcador final, que se nos antojaban escasos para la vuelta en Praga.

Comenzó la semana siguiente, una más, en mi segunda temporada en el Club rojiblanco. Era martes, y Juan de Dios Román se dirigió a mí en el entrenamiento y me dijo “vamos a entrenar toda la semana lanzamientos de 7 metros contigo al final de cada entrenamiento”, “el motivo es que en Praga suplirás a Lorenzo Rico cuando decreten un penalty en contra”, “Los suele lanzar el lateral izquierdo, que conoces del Mundial Junior de Helsinky”. Y así lo hicimos, pasamos toda la semana entrenando lanzamientos de 7 metros que me lanzaban mis compañeros…, y yo mentalizándome para lo que se me venía encima.

Llegamos a Praga un sábado de Semana Santa en España, nos dió tiempo a entrenar en la famosa cancha del Dukla, donde los checos ya se habían proclamado tres veces Campeones de Europa. Recuerdo aquel viaje con una ilusión tremenda de todo el equipo rojiblanco.

El primer tiempo comenzó mal, nos pillaban al contraataque y dejábamos “vendido” a mi compañero Lorenzo Rico. Tuve oportunidad de salir a un 7 metros, pero lo lanzó el pivote Kotch, y transformó. El Dukla nos ganaba de varios goles de ventaja en el descanso. La bronca de Juan de Dios en el vestuario fue determinante.

Durante los primeros minutos del segundo tiempo seguíamos igual… Juan de Dios decidió dar entrada a los jóvenes en cancha. No teníamos nada que perder… Aquello fue un revulsivo… Otro 7 metros, y el mismo lanzador. Algo en mi interior me decía que éste si lo pararía, y así fué. Lanzó Jiry Kotch a mi derecha, a media altura, y allí me fuí con pierna y mano.

El equipo se vino arriba. Cecilio Alonso, muy vigilado en ataque, se convirtió en providencial con sus blocajes de balón ante los terroríficos lanzamientos checos. Manolo Novales hacía su trabajo en defensa a la perfección, y apareció un Juanón de la Puente en la posición de avanzado, forzando tres faltas en ataque del central Kratochvil que “nos dieron alas”.

El partido cambió radicalmente de color en apenas 7 minutos. Luisón  García “hacía de las suyas en ataque” y Jesús Gómez lanzaba desde la posición de central, sin que el extraordinario Barda pudiera hacer nada bajos los palos.

Lorenzo Rico volvió a suplirme en los últimos minutos, pero ya era “un vendaval rojiblanco”. La “guinda” la puso Quique García desde la posición de extremo derecho. Quedaban pocos segundos, y Quique “se la jugó” para batir a Barda por el ángulo largo.

Ya no había tiempo para más… Estábamos en la Final de la Copa de Europa. Éramos el primer club español en llegar a la gran final de la Copa de Europa. Aquello fue histórico !... Y los jugadores  no nos lo creíamos…

He jugado mejores partidos con el Club Atlético de Madrid, con la Sociedad Conquense de Balonmano y con el Club BM. Ciudad Real, pero ninguno con la repercusión que tuvo aquella semifinal de la Copa de Europa en Praga.

Treinta años después, sigue siendo “El partido de mi vida”.

Claudio Gómez Navarro
@ajbmclaudio


SEGUNDA PARTE COMPLETA

No hay comentarios:

Publicar un comentario